Por Qué Duelen Los Brackets: Razones Y Soluciones

Saber por qué duelen los brackets es una de las grandes preocupaciones, no solo de los jóvenes –donde se concentra mayoritariamente el uso de este tratamiento–, sino también de los padres que desean aliviar la incomodidad de sus hijos o familiares.

En primer lugar, se debe entender que es normal que duelan los dientes por los brackets, al menos en los primeros días que han sido puestos e incluso, en algunos casos, con cada cambio de ligas. Quienes ya han tenido o quienes en estos momentos ya están acostumbrados a llevarlos, saben que no todo es diversión y juegos. El proceso para obtener dientes derechos y lindos, incluyen la incomodidad de llevar frenillos.

La respuesta a la pregunta de si: «cuando te ponen los brackets, ¿duelen?», es sí y las razones pueden variar, no solo porque va a resultar incómodo porque tu boca no está acostumbrada a llevar metales, incluso la piel sensible de la misma necesitará tiempo para amoldarse a ellos y en el proceso va a romperse en ciertas zonas.

No debes preocuparte, tu cuerpo irá adaptándose y quizá el dolor también vaya disminuyendo, en el caso de los tejidos bucales, allí donde aparezca la primera herida, la piel se reconstruirá con más fuerza que antes y no volverás a sufrir de malestares en la misma zona. Al menos no por un largo tiempo.

Pero, sobre todo, la razón es porque los dientes comenzarán a moverse de lugar, habrán empujones entre ellos: de aquí para allá. A veces es necesario incluso halar más un diente o quizá reducirlo un poco (no entres en pánico, no es tan distinto a limar una uña).

Si deseas saber qué se siente usar ortodoncia porque tal vez el odontólogo te habló de la posibilidad, no pienses demasiado en la parte difícil, es verdad, resultan incómodos ya que la boca es una de los espacios más sensibles o delicados del cuerpo humano, por lo que el más mínimo cambio va a hacerse sentir, sin embargo, todo lo que vivas traerá la recompensa de tener los dientes que tanto deseas.

Por qué duelen los brackets: sus razones y soluciones

1. ¿Soy la única persona que sufre así?

por cuántos días duelen los frenillos

Es normal que si consultas a otras personas encuentres diferentes respuestas. Como dijimos antes, no te dejes llevar por lo que leas o escuches. Para algunos los brackets duelen al ponerlos, para otros no es así; hay quienes sienten la molestia al día siguiente, a la hora, en el mismo instante; el dolor también puede proceder de las mejillas o los labios cuando rozan los aparatos de ortodoncia; o (aunque quienes tengan experiencia no lo encuentre favorable) con mucha suerte es porque tus dientes se están moviendo.

La mayoría de las veces, experimentar dolencia por la ortodoncia se debe a que los dientes están desplazándose en la mandíbula para encontrar la nueva posición. El malestar no es más que la señal clara de que el tratamiento está funcionando y por ello te invitamos a que lo veas de tal manera: no estás perdiendo el tiempo y menos aún el dinero.

Si en tu caso particular esto no sucede, puedes consultarlo con tu ortodontista y quizá procure mantener vigilado a través de tomografías o panorámicas, los cambios que comienzas a tener. De cualquier forma, muchas veces es simplemente porque todos los cuerpos son distintos y todos reaccionamos de diferentes maneras.

Quizá tu duda en estos momentos se concentra en saber por cuántos días duelen los frenillos, de nuevo la respuesta es algo ambigua: regularmente debería durar de uno a dos días cuando tienes un cambio de ligas. Si es por primera vez, el dolor podría extenderse a una o dos semanas.

Con este cambio también deberás enfrentar nuevas cosas, ya sean dificultades para hablar correctamente, en cuanto a pronunciación sobre todo, o incluso durante la comida y también la limpieza que viene después de ella.

Como recomendación para quienes están en la primera etapa, es decir, que van a usar los aparatos de ortodoncia por primera vez, es bueno que prepares una pequeña despensa con comidas que sean fácil de ingerir. Es decir: evita alimentos duros, al menos los primeros días.

Preparar algo como una dieta blanda podría marcar la diferencia en tu por qué duelen los brackets: yogur, sopa, puré de papas, esa clase de comidas que sean tus preferidas. Por supuesto que, tal como sucederá con el dolor, puedes experimentar dientes sensibles por los aparatos, así que si ese es el caso, preferiblemente aléjate del helado.

2. ¿Qué puedo hacer para aliviar el dolor?

aparatos de ortodoncia por primera vez

La principal recomendación es que, así como con los alimentos, tengas un pequeño espacio donde reúnas cada pequeño detalle que puedas ir necesitando. Aunque estos aparatos sean de metal, su cuidado es importante y delicado. En ocasiones puede que te encuentres a ti mismo con algún alambre suelto o que por solo comer hielo se te caiga una pieza: evita los accidentes y si también evítaselos a su boca,  si tienes un alambre suelto o algún problema en particular, ve de inmediato a tu ortodontista.

Lo primero que necesitas en tu lista para el dolor de dientes por frenillos, son calmantes. Utiliza las pastillas que normalmente tomas para dolores de cabeza u otras partes del cuerpo. Esto te ayudará en demasía, sobre todo esos dos primeros días en los que probablemente el dolor sea difícil de soportar.

Luego podrás ir variando, quizás su tienes alguna herida, enjuagarte con agua tibia y sal podrá acelerar el proceso de curación en labios, encías o mejillas (trata de hacerlo cada vez que te laves la boca al menos por tres días).

Una buena idea para evitarlo puede ser aplicando cera en las zonas donde los aparatos hayan roto, esa cera puede conseguirse principalmente en el consultorio, intenta pedirle en caso de que no te lo entregue cuenta propia. Tu complicación con el por qué duelen los brackets podrá disminuir muchísimo con esa simple adquisición.

En conclusión, usar aparatos no es fácil, necesitarás tiempo para acostumbrarte. Quizá no demasiado y tal vez no vayas a experimentar lo mismo que se ha expuesto en esta entrada, sin embargo, mejor prevenir que lamentar y recuerda que todo lo que vivas tiene un motivo, así que intenta mantener una mente positiva que con mucha suerte pronto podrás mostrar la sonrisa que tanto ansías.

Loading...
COMPARTIR