Las hernias se producen cuando el tejido corporal en particular permite que otro órgano lo empuje parcialmente, causando dolor e incomodidad, así como graves riesgos para la salud. Conoce por qué duele una hernia y qué ejercicios puedes realizar para mejorar.

Estas ocurren cuando parte de un órgano interno del cuerpo sobresale a través de los músculos débiles. Por lo general, el intestino o el tejido graso en el abdomen sobresale a través de la pared abdominal que rodea los músculos.

Las hernias a menudo no causan síntomas graves. Sin embargo, existe el riesgo de que se estrangulen y restrinjan el suministro de sangre, porque el área a través de la cual sobresalen puede ejercer presión sobre los vasos sanguíneos y contraerlos.

Una vez que el suministro de sangre se corta, la atención médica inmediata se requiere para que el tejido pueda sobrevivir.

¿Qué es bueno para el dolor de hernia?

Por Qué Duele Una Hernia

Como existen diferentes tipos, existen también diferentes métodos para controlar la incomodidad. En el caso de la inguinal, la cirugía es el único tratamiento y cura para solucionarla.

Muchos médicos recomiendan al paciente someterse a cirugía, para prevenir la estrangulación y evitar que el suministro de sangre se corte. Sin embargo, si no molesta es posible que no necesites someterte a un procedimiento quirúrgico.

Existen otros métodos para conseguir alivio como:

  • Cambios en los hábitos de vida
  • Ejercicios
  • Remedios naturales
  • Terapias tópicas

Síntomas y causas del dolor de hernia

El síntoma más común de una hernia es un bulto o protuberancia en el área afectada. Cada diferente tipo, presenta síntomas diferentes.

Los síntomas más comunes de una hernia inguinal, aparte de notar un bulto en cada lado del hueso público donde la ingle y muslo se encuentran son:

  • Dolor o molestia en la zona afectada, generalmente en la parte baja del abdomen al doblarse, toser o levantarse.
  • Debilidad, presión o sensación de pesadez en el abdomen.
  • Una sensación de ardor o dolor en el sitio de la protuberancia.

Por otra parte, los síntomas en el caso de las hiatales incluyen:

  • Reflujo ácido
  • Dolor de pecho
  • Dificultad para tragar

En algunos casos, no se llegan a presentar síntomas. Es posible que no sepas que tienes una hernia a menos que aparezca durante una rutina física o un examen médico para un problema no relacionado.

Tipo de dolor de hernia

Si bien, estas se clasifican de acuerdo con la parte del cuerpo en la que se producen. Algunas son más comunes que otras. En la mayoría de los casos conducen a una protuberancia y generación de dolor leve o intenso según su estado de avance en el área afectada.

Existen diferentes tipos, entre las que se incluyen:
  • Inguinal
  • Femoral
  • Umbilical
  • Discal
  • Hiatal
  • Incisional

¿Cómo quitar el dolor de hernia discal?

Una hernia discal se refiere a un problema con uno de los discos que se encuentran entre los huesos individuales, es decir, las vértebras que se apilan para formar la columna vertebral.

Esta puede irritar los nervios cercanos y resultar en malestar, entumeciendo o causando debilidad en brazos o piernas. La mayoría de las personas que tienen este tipo de inconveniente no necesitan cirugía para corregir el problema.

Sin embargo, algunos tratamientos en casa y cambios en el estilo de vida pueden ayudar. Entre estos se incluyen:

Calor o frío:
Analgésicos:
Evitar descansar demasiado:

En su lugar, se recomienda descansar en una posición de comodidad durante 30 minutos, y luego ir a dar un paseo corto o hacer algún trabajo. Trata de evitar actividades que empeoren las molestias durante el proceso de recuperación.

Ejercicios para aliviar el dolor de hernia

sintomas del dolor de hernia

Los siguientes ejercicios pueden mejorar los síntomas que genera la hernia de disco. El objetivo de estos es empujar el disco hacia atrás, lejos de la raíz nerviosa.

Estiramiento sentado con silla
Estiramiento de los tendones con toalla
Estiramiento de los tendones con apoyo en la pared

Remedios caseros para el dolor de hernia

El tratamiento depende de la gravedad y no todos los tipos requieren cirugía. Siempre puedes consultar con el médico antes de comenzar a utilizar cualquiera de los siguientes remedios caseros.

  1. Ejercicios: Desempeñan un papel importante para la curación. Durante el ejercicio, apunta a los músculos abdominales centrales. Esto te ayudará a perder peso y por lo tanto la presión en el abdomen también se reduce.

La meditación también es un remedio casero excelente para reducir la molestia que ocasiona. Puedes hacer yoga e incluso ejercicios de respiración durante un mínimo de 20-25 minutos al día.

  1. Cambios en el estilo de vida: Procura mantener un peso corporal saludable siguiendo una dieta nutritiva baja en calorías. También evita las actividades que aumentan la presión abdominal como levantar algo pesado o levantar pesas, pueden hacer que aumenten de tamaño.
  1. Manzanilla: Esta es una hierba bien conocida por su efecto calmante y por la mejora que aporta en el tratamiento del hogar a la hernia inguinal. Cuando ocurre en la región abdominal puede conducir al reflujo ácido, esta flor ayuda a calmar el revestimiento del estómago así como el esofágico.

Tratamiento para el dolor

El tratamiento implica generalmente cirugía, especialmente si son grandes y dolorosas. Sin embargo, el médico simplemente puede recomendar algunas opciones de tratamiento para situaciones menos complejas.

Entre las opciones se incluyen:

  • Consejos dietéticosIncluir una gran cantidad de fibra en la dieta, ya que ayudará a prevenir el estreñimiento. De igual manera, también puedes incluir una gran cantidad de jugo de verduras y evitar comidas grandes, grasas o alimentos altos en colesterol.
  • AcupunturaSe sabe que la estimulación de ciertos puntos de presión ayuda a reducir la incomodidad. Tales terapias alternativas pueden no ser eficaces para curar el problema, pero pueden ayudar a tratar los síntomas.
  • Cirugía: En el peor de los casos, esta es la mejor opción. Pueden ser reparadas con cirugía abierta o laparoscópica.
  • Medicación: Los medicamentos de venta libre y los recetados reducen los síntomas ocasionados según la ubicación de la protuberancia.

Es importante reconocer los primeros signos de una hernia. Cuando estas no son tratadas no desaparecerán por sí solas. Sin embargo, con la atención médica temprana o cambios en el estilo de vida, se pueden minimizar los efectos y evitar complicaciones que amenazan la vida.

Loading...
COMPARTIR