Por Qué Duele La Fascitis Plantar: Causas y Tratamiento



Cuando una parte de nuestro cuerpo sufre quiebres de salud, nos damos cuenta de su importancia en las actividades que hacemos todos los días. Una de esas partes es la planta de los pies que, aunque es de vital importancia para movilizarnos, suele ser un tormento cuando atraviesa por algún problema, como en el caso de molestias con la fascitis plantar. Descubre con nosotros por qué duele la fascitis plantar y cómo hacer para deshacerte del dolor.


La fasticis plantar es una estructura en forma de banda que se encuentra a lo largo de la planta del pie. Desde los talones hasta la base de los dedos, esta permite que podamos caminar con tranquilidad pues reduce el impacto que provoca la caminata constante, el estar de pie y mejora la flexión de cada uno de los dedos de las extremidades inferiores. Pero a veces esta estructura se lesiona, ocasionando dolores casi insoportables.

Causas del dolor de fascitis plantar

por qué duele la fascitis plantar
planta del pie

Cuando la fascitis aparece, hablamos por supuesto de una lesión local en la fascitis, que generalmente se debe a una inflamación dolorosa, que afecta incluso el yacer de pie por varios minutos; la causa del dolor puede ser:



  • Exceso de actividad física: este problema es más común en las personas jóvenes que practican durante tiempo prolongado una actividad física de alto impacto, como el fútbol, baloncesto o corredores de atletismo.
  • Por permanecer mucho de pie: en este, al igual que en el caso anterior, la inflamación aparece por extender por mucho tiempo una actividad, como el estar de pie. Cuando estás en la cola del banco, por mencionar un ejemplo, esta membrana se atrofia, no se estira, y sufre la tensión de todo el peso del cuerpo sobre sí, por lo que, después de las diligencias habituales, el malestar va a aparecer por varias horas, hasta que la inflamación desaparezca. También puedes ver por qué duelen los pies.
  • Calzado inadecuado: cuando se usa un par de zapatos que no ofrecen la firmeza necesaria, o que aprietan la planta del pie más de lo debido, sin duda las dolencias pueden presentarse en la zona de la planta. La clave está en el uso de un calzado que permita mover los dedos con facilidad pero sin que queden muy holgados.
  • Debilidad en los músculos: en las personas que no hacen actividad deportiva intensa, este problema puede aparecer después de los 40 años. En estos casos, la pérdida de tejido muscular en las piernas y por ende en los pies, puede hacer que la fascitis esté trabajando más de lo habitual, por lo que el exceso de trabajo se traduce en inflamaciones dolorosas.
  • Sobrepeso: es una de las causas que cada vez se adentra más en los diagnósticos, ya que el exceso de peso genera una sobrecarga en esta membrana, haciendo que la tensión y la presión se torne dolorosa.

Para más información sobre las dolencias del cuerpo puedes visitar aquí.

Síntomas de las molestias en la planta por fascitisquitar fascitis plantar

Lo que puedes sentir si estás pasando por la mala racha de padecer este problema es:

  • Punzadas agudas en el talón, que te impiden caminar con normalidad y el estar de pie.
  • Debilidad en la zona de las pantorrillas, por lo que sientes un cansancio inexplicable en la zona baja de tus extremidades.
  • Dolor de espalda.
  • Mala postura.
  • Sensibilidad alta a factores externos, como el pisar una roca o los cambios de nivel cuando caminas.
  • Hinchazón externa que te impide el uso de calzado o de comodidad al usarlos.
  • Enrojecimiento de la piel.

Toda esta gama de síntomas hará que este problema sea más que un dolor de cabeza, pues además del dolor implica la no realización o seguimiento de las rutinas de vida.

 

Tratamientos caseros para el dolor de fascitis plantar

  • El hielo

Es el desinflamatorio natural por excelencia. Es ideal para el tratamiento de lesiones y traumas y en este caso te ayudará a aliviar los topes de dolor que ni siquiera te permiten caminar. Unos cubos de hielo en un paño pequeño aplicados al menos cada dos horas te permitirán olvidar que el dolor siempre está latente.

  • El calor

En este caso lo que debes hacer es aprovechar el calor del agua al introducir el pie o los pies afectados en un recipiente grande en donde hayas echado agua caliente. Puede agregar un poco de vinagre común para tener un efecto extra que te quite la dolencia.

Te puede interesar:   Por Qué Duelen Los Pies Y Piernas
  • Masaje con botella

Quizá todos, en algún momento, hemos recurrido a la botella en el suelo sobre la cual apoyamos la planta del pie para hacernos un masaje con un cilindro. Puedes usar tu ingenio y hacerlo con una botella de agua congelada para agregar el efecto analgésico del frío.

  • Masajes

La terapia de masajes comunes y corrientes también te cae como anillo al dedo cuando este problema te impide caminar. Prueba hacer estos masajes con aceites de aromas deliciosos, para que la relajación sea igualmente de ayuda, como:

  • Aceite de lavanda.
  • Aceite de manzana.
  • Aceite o esencia de rosas.

Estas cuatro alternativas son los pilares esenciales que debes tener anotados para cuando este problema ataque de nuevo. Sin embargo, bien puedes hacer un par de ejercicios que te permitan mantener esta zona fortalecida, para calmar el dolor cuando se presenta y para prevenir reincidencias.

Ejercicios para aliviar fascitis

Las claves de estos ejercicios son que los hagas todos los días, pues solo te tomarán un par de minutos. Bien puedes hacerlos antes de tomar un baño:

  • Estiramientos elevados: ubícate en el borde de una acera, de una escalera o pon una tabla en el suelo si eres principiante o el dolor es muy intenso. Apoya solamente la punta de los pies y deja caer la planta, de manera que la fascitis se estire lo más que puedas. Sube ahora hasta quedar de puntillas y vuelve a bajar controlando el no dejarte caer. Unas cuatro series de 10 o 12 repeticiones te darán alivio además de que van a fortalecer tus gemelos.
  • Estiramientos delanteros: en este caso lo que haces es ubicarte de pie y levantar solo la punta de los dedos, dejando siempre la planta de los pies pegada al suelo. De esta manera haces un estiramiento delantero que alivia la tensión de todo el tejido inflamado. Cuatro series iguales a las anteriores serán de ayuda.

Como ves, en unos 4 minutos puedes hacer estos ejercicios., siguiendo nuestras indicaciones, puedes decir adiós a este problema y disfrutarás del caminar con comodidad, pero sobre todo sin dolor.

Puedes leer sobre otras dolencias del cuerpo haciendo clic aquí.

 





Loading...